Laura Martín: 44 minutos

Estrenamos mes y seguimos con la exposición IGNICIÓN que tendrá lugar en LaSede del COAM (calle Hortaleza 63, Madrid) a partir del 12 de junio. En ella estarán recogidos, durante algo más de dos semanas, veinte proyectos de los alumnos del Master en Fotografía de Autor y del Curso Superior de Fotografía de esta escuela. Y hoy, para empezar junio con buen pie, queremos mostraros “44 minutos (44′)”, de la alumna Laura Martín.

En una conversación los interlocutores parpadean una media de 22 a 26 veces por minuto de forma consecutiva e irregular. Delante de un ordenador, los ojos parpadean menos de 5 veces por minuto. Prestar atención durante un período prolongado de tiempo reduce la tasa de parpadeo a 3-4 veces por minuto. Los bebés no parpadean en la misma proporción de los adultos, reducen la media a 1 ó 2 veces. Durante el silencio, sin ningún estímulo sonoro se producen unos 17 parpadeos por minuto de forma más continua.

Pero el parpadeo no es una acción que se repita de forma constante y regular. Un adulto parpadea una media de 12-15 veces por minuto, promedio que disminuye a medida que envejece correlacionándose con sus niveles de dopamina. Parpadeos que varían dependiendo de nuestro interés, nuestro cansancio o nuestro estado mental o físico.

¿Y qué sucede a nuestro alrededor durante estos fragmentos de segundo? ¿Cuánta información perdemos en el camino sin apenas percatarnos? No somos conscientes de que el flujo de información visual entre el mundo y la retina queda interrumpido temporalmente cuando nuestro ojo parpadea. Nuestro cerebro, al no recibir información visual durante los instantes en que los ojos permanecen cerrados, recrea la imagen a través de la persistencia retiniana, lo cual no es más una ilusión basada en el instante inmediatamente anterior al acontecido cuando nos adentramos en esas milésimas de oscuridad.

Parpadeos que duran 3-4 décimas de segundo, que se repiten con una frecuencia de 12 ó 15 veces al minuto y que, al finalizar el día, sumarán 16000 parpadeos. Esta cantidad equivale a 44 minutos diarios; 44 minutos en los que nuestros ojos permanecen cerrados. 44 minutos en los que nos encontramos ciegos ante nuestro mundo exterior, 44 minutos de no visión, un 10% de nuestro día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s